Tras muchos meses de búsqueda, un auténtico ejército de profesionales  (cazadores, drones, perros, elefantes, guardabosques forestales, etc.) acabaron con la vida de una “inusualmente agresiva e inteligente” tigresa, que habían bautizado como T1, en el estado indio de Maharastra. La felina había matado a 14 personas en los dos últimos años, informa The Telegraph. Fue abatida después de que se le lanzara un dardo tranquilizante.

El cazador encargado de dar muerte al animal, Asgar Ali Khan, asegura que T1 era agresiva, inteligente y que no tenía miedo a las personas. “Comía carne humana y nos veía como si fuéramos monos, cabras u otras [de sus] víctimas. Así que cuando nos atacó, tuve que disparar para defenderme”, subrayó el cazador, que recuerda el peligro que corrió el equipo.

Foto ilustrativa

Además de los profesionales involucrados en la operación, se utilizaron drones, videocámaras e incluso, por curioso que parezca, el perfume Obsession for Man de la marca Calvin Klein, que, a juzgar por otras cacerías de tigres, atrae a los felinos. Pero todo resultó en vano durante mucho tiempo. “Era demasiado lista. Nos enfrentamos a una tigresa inusualmente inteligente”, concluyó Khan.

Pese a que a la tigresa se le atribuyen, según varias fuentes, de 13 a 14 muertes, activistas medioambientales habían lanzado una campaña para salvar su vida. La justicia no se pronunció con vistas a evitar la muerte del animal.